Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Harto ya de estar Harto, catalán...


Fart ja d'estar fart ja em vaig cansar de preguntar al món perquè i per què hi ha tants Assumptes que no arribo a entendre.

Per que cada vegada comprenc Menys el Comportament d'alguns Homo Sapiens Sapiens que, teoricament, han de gaudir d'un alt coeficient Intel-lectual que els ha permès tenir estudis universitaris i Assolir 1 Posició política destacat per ser representants públics elegits democráticament a la urnes de vidre transparents.

Però -sorpresivamente- poc després d'arribar al càrrec es reinventen a la seva mida unes lleis cruixents saltant-se a la torera aquelles per les quals havien estat elegits i s'autonombran salvadors de la seva regió, a qui pretenen reconvertir en un país, i convoquen un referèndum esperpèntic amb urnes de plàstic opac (farcides de pa tomaca algunes, diuen) i amb un desvergonyiment hilarant per barroera i absurda, fan una crida Declaració Unilateral d'Independència i constitueixen en un tres i no res trilér la República Catalana desafiant.

I després, increïblement, es van tan tranquil a empatxar de botifarres calentes.

Jo crec que això no ho entén ni el que va rostir la mantega, que em consta que era molt intel·ligent, ja que sota va posar un recipient, per no vessar el sèu ardent.

Però em temo senyor President, que aquesta aventura tan valient que han iniciat vostè i els seus Consellers, i de la qual s'estan rient totes les nacions des d'aquí al llunyà Orient, només ha estat un penós esperpent que passarà a la història d'Espanya com el cop d'estat menys Inteligent i mes gilipollent que cap de vostès es podien Creure ..

I colorin colorit, aquest conte no s'ha Acabat, ja que els esperen a la presó, dos Yordis amics,-i-dos .. Sanchez y Cuixart.

Atentament.



Personal e Intransferible


Tengo la gran suerte de comenzar con este articulo mi colaboración en Sevillainfo nuevo periódico digital y me siento honrado de aparecer en la sección de “Opinión”.

Y es una suerte porque a los que nos gusta mucho leer y aprender también nos suele gustar sacar conclusiones y escribir resúmenes de lo leído o estudiado. Deformación profesional en mi caso.

Y bien que me gusta y me conforta este veneno que me entró desde pequeño por la curiosidad del “saber” y del “investigar” y me atrevo a decir que he adquirido cierta experiencia en algunas áreas científicas y que me apasiona el estudio del comportamiento humano en relación con la salud/enfermedad, puesto que las personas gozamos de salud o la perdemos… Pero cómo reaccionamos ante estos acontecimientos en los que muchos de nosotros basamos lo que llamamos “la felicidad” es la base de la Medicina Psicosomática a la que me dedico durante parte de mi actividad profesional y buena parte de mi ocio.

Los norteamericanos llaman a los médicos los “proveedores de salud”, termino que a mi me parece muy adecuado ya que es mucho más importante (y fácil y barato) preservar la salud que curar las enfermedades (difícil y caro).

Opino (ya empezamos) que es tan importante preservar la salud física – tan de moda ahora con los gimnasios y las dietas- como nuestra salud mental – tan amenazada por el estrés patológico y el mal uso de la “inteligencia emocional”.

En España empezamos a necesitar menos gimnasios y dietas milagrosas y más centros de relajación, meditación y de “anti-adoctrinamiento”. Nos comportamos muchas veces como si en todos los ámbitos de la vida fuésemos hinchas del Sevilla o del Betis, desde “chiquetitos” y hasta la muerte con la misma camiseta.
Y eso es una barbaridad señores (¡excepto en el caso de ser sevillistas…!)

Ya ven ustedes en estos días tan convulsos de conflictos nacionalistas lo tremendamente sencillo que es por medio de “la educación transferida” soliviantar y manipular a las masas adoctrinándolas con falsas promesas hasta conducirlas al abismo económico y social. Y solo por la megalomanía de unos iluminados, que tristemente repiten la historia de otros tantos que tantas muertes de inocentes provocaron. Léase Hitler o Lenin o Stalin o Fidel Castro o Ceaucescu o Milosevic… o tantos asesinos de masas de derechas o de izquierdas, que más da.

Propongo la Educación Humanística, la Cultura y la Ciencia como antídoto contra el veneno de la intolerancia, el racismo, la radicalización y el dogmatismo exagerado. Tenemos que educarnos y educar a nuestros hijos en la capacidad de raciocinio, empezando por conocernos y aceptarnos, en adecuarnos a nuestras necesidades vitales y a nuestro entorno natural, en hacer autocrítica constructiva, en cambiar de opinión y de dirección una y mil veces hasta estar aceptablemente seguros de estar en el camino por donde queremos pasear. Y debemos llevar de la mano a las personas que amamos hasta el camino de su felicidad, no de la nuestra.

La Ciencia nos hace humanos, nos demuestra que no somos nada, solo una pequeña motita de polvo de estrellas con fecha de caducidad y sin envase retornable.

La Cultura nos hace libres. Es como el anuncio de las compresas: nos de alas. Alas para volar por encima de los dogmas y de los falsos profetas, de los “dictadores” y de los “liberadores”.

Y La Educación humanística y humanitaria donde el hombre nunca este por encima de otro hombre termina con “los nacionalismo” y esas tonteras que promulgan los acomplejados.

Como decía en el título: Personal e Intrasferible.


Los catalanes

Lo que voy a contaros es una vivencia de mi adolescencia y juventud que me ha preocupado durante mucho tiempo en mi vida. He dudado si publicarla o no en mi blog pero al final he decidido que debo escribirla para que mis hijos y nietas sepan como y por qué su abuelo piensa lo que piensa y por qué lo piensa en estos tiempos de independentistas catalanes que se saltan la Constitución Española a su libre albedrío y creyéndose que están haciendo lo correcto.

Y esto no es nuevo. Los catalanes creen que son diferentes de “los españoles” desde hace muchos muchos años. Ellos creen en un país catalán que está intelectualmente por encima –muy por encima- de los españolitos medianos de andar por casa. Y tengo pruebas.

Esto que os cuento es absolutamente cierto y “verídico” como explicaba el genial Paco Gandía cuando contaba sus chistes. Pero esto no es un chiste. Es absolutamente cierto y espero no tener que de demostrarlo con pruebas irrefutables. Espero que nadie se dé por aludido. Seré implacable entonces.

Hace muchos años - yo no había nacido aun - que un matrimonio ejemplar de dos andaluces sevillanos irreprochables, él un joven recién licenciado en Derecho de familia de universitarios muy conocidos y ella una señora de buena cuna y mejores modales, deciden salir de Andalucía para buscar fortuna. Se lían la manta a la cabeza y con sus diez apellidos andaluces  se marchan a Barcelona a crear su propia historia.

Su historia en Cataluña es ejemplar: A base de trabajo duro y esfuerzos consiguen montar un despacho en la mejor zona de la Diagonal, con cientos de clientes y amigos, vínculos en todos los estamentos de Barcelona, seriedad, confianza, bonhomía.  Crean una familia ejemplar con diez hijos todos universitarios, el mayor de Cádiz y los nueve siguientes todos catalanes, por activa y por pasiva.

Estos señores sevillanos que han hecho fortuna en Barcelona y conformado una gran familia catalana vienen todos los veranos a El Rompido a disfrutar de el paraíso terrenal y por eso yo los conozco desde que tengo uso de razón. Les debo a “los catalanes” a JL y a M (los padres) tanto cariño y tanto amor que me han dado, que nunca los olvidaré. Sus hijos son mis amigos y forman parte de mi familia, tengo sobrinos catalanes de esta reata, sangre de mi sangre… para ir aclarando conceptos.

En los años setenta cuando llegaban los catalanes a El Rompido era una extraordinaria noticia. Aparecían con sus coches americanos y barcos enormes, sus lanchas rápidas con los motores fueraborda, los barcos de vela, las fiestas cada noche, las comilonas siempre invitados por JL el patriarca, las tardes de esquí náutico… nos hacían sentirnos importantes a todos los veraneantes (escasos) y creamos fuertes lazos de amistad con sus hijos, que afortunadamente mantenemos.

La mayor de la hijas y el ojito derecho del padre se llama por ejemplo Mayte. Muy catalana en el buen sentido de la palabra, reservada, tímida, inteligente, atractiva, buena estudiante -como todos sus hermanos mayores que son ingenieros y arquitectos-, algo distante pero con simpatía en las distancias cortas. Estudiante en la Facultad de Derecho. Un primor.

Y un verano apareció el novio de Mayte. Le llamaremos, por ejemplo, Arturo (nombre muy catalán, por eso). Contaban entonces que el pobre de Arturo -con diez apellidos catalanes- era un defenestrado de su familia barcelonesa (muy seny) y que andaba perdido y sin dinero para estudiar. La familia “charnega” sevillana al enterarse de su situación le dio cobijo domestico, le pagó los estudios de la Universidad de Derecho de Barcelona,  también varios masteres y todo el apoyo económico que precisó el aparentemente bueno de Arturo, siempre de la mano de su inseparable Mayte (... yo no te olvido y nuca nunca te he de olvidar...)

En verano, cuando llegaban a El Rompido no se movía un varal sin que Arturito diera el visto bueno. Para pescar, para ir a bañarse o para esquiar, siempre tenía que estar el imprescindible Arturo en primera línea de fotogénesis. Un avispado.

Yo asistí a esa boda. Por todo lo alto. Las mejores familias catalanas y un convite estratosférico en la mansión de los padres de Mayte. Me lo pasé bomba a mis diecinueve años, era feliz e indocumentado y conocí a las vedetes de El Molino…

Por supuesto que en cuanto ambos terminaron sus estudios de Derecho se incorporaron al despacho familiar como trabajadores a tiempo completo. Mayte y Arturo tenían un futuro prometedor en el despacho de abogados de JL, el padre de Mayte, despacho gestado a pulmón durante muchos años de esfuerzo y de penalidades por un sevillano honrado y trabajador. Pero...

Me imagino que ya saben ustedes como acaba este cuento, ¿verdad?

Que cada cual se imagine lo que quiera, pero los protagonistas auténticos lo saben de sobra y lo sufrieron en sus carnes.

Y aquellos polvos de abnegados trabajadores andaluces nos traen hoy estos lodos de sinverguenzas con balcones estelados...

PD: Detergente GIOR: ¡ Un poco de pasta basta !