Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Noticias frescas


18 de Julio 2018.
Noticias de actualidad. Extraída de diarios digitales.

Todos cuentan como una noticia muy relevante que habrá huelga de los tripulantes de las cabinas de los aviones de Raynair los días 25 y 26 de julio. No cuentan detalles al respecto. Temen el poder de Raynair en los aeropuertuchos españoles. Nuestras vacaciones en manos de unos descerebrados.

También cuentan que Daniel Ortega -el presidente de Nicaragua- come mucho y no deja comer a los demás nicaragüenses, siguiendo la estela de los dictadorzuelos de Cuba y de Venezuela, que cada día están mas gordos. Por si fuera poco asesinan impunemente a los que protestan por la tiranía, amparándose en los escuadrones de la muerte. Algo ya muy visto en Sudamérica, desgraciadamente. Son unos asesinos de masas. A la cárcel por favor.

Los independentistas catalanes – es decir Cataluña, porque los supuesto no independentistas ni túgen ni mugen – siguen fieles al esperpento del uno de octubre de 2017, el día de los Tramposos. El Tribunal Supremo persiste en la legalidad. Eso es un problema para ellos. No para mi.

Pedro Sánchez sigue encantado de haberse conocido y se ha presentado a sí mismo varias veces como Presidente de esta Nación de Naciones. Cada día que pasa el lío es mas gordo. El PSOE radical marxista-leninista enseña la patita por debajo de la puerta. Están deseando la tercera República.

Italia se cierra en banda fronteriza y dice que ni uno más Santo Tomás, que ya está la cosa buena de (in)migrantes. España los acoge a todos y les ofrece sanidad gratis, papeles de tránsito y una paguita para comer. Hasta que la muerte nos separe.

El PP a punto de elegir al próximo secretario/a general -cabeza de turco-  el cual será derrotado en las próximas elecciones generales de cuando sean. No se ponen de acuerdo ni en cuantos son. Ni en quienes son. Ni a donde van. Solo saben de donde vienen. De Galicia. (El del bigote transparente es un chivato de colegio mayor).

Trump se ha reunido con Putin los dos muy serios cara al público. Se lo habrán pasado luego de puta madre organizando las guerras que los mantendrán multimillonarios. Son unos putos amos.

Es muy importante sacar los huesos de Franco del Valle de los Caídos. Casi tan importante como encontrar los de García Lorca. ¿Harán un trueque de huesos? Lo mejor sería que los enterraran a los dos juntos, abrazados. Y punto final. ¡Que coñazo por Dios!

Por fin se ha ido Cristiano Ronaldo a otro país y a otra liga. A ver si así retorna la seriedad al periodismo deportivo, que están todos amariconados con el muñeco ese, y se habla de futbol con respeto e igualdad a todos los equipos. Mentecatos.

Continua en Sevilla el juicio de los ERE fraudulentos.  La Junta de Andalucía se defiende como gato panzarriba. Los golfos se ríen de los fiscales, sabiendo que nadie va a pagar nada de nada. Los testigos se van muriendo poco a poco. Andalucia avanza. PSOE de Andalucía puro y duro, sin caretas.

Los de las tarjetas de la FAFFE dicen que menos de 15.000 euros en putas y copas y polvos no es nada comparado con los de los ERE. Y tienen mucha razón. Los puteros.

Hasta mañana si Dios quiere…



1 comentario:

  1. ME DA MIEDO VOLAR PORQUE NO SOY UN AVE NI TENGO ALAS, SOY UNA MADRE Y ABUELA TERRESTRE CORRIENTE Y MOLIENTE - Viajo con frecuencia en avión para visitar a mis amores, el volar, como no está hecho para nosotros, mamíferos omnivoros y vulnerables, se convierte en mi opinión en un acto de valentía, paciencia y desolación que hago con gusto porque la recompensa al final del camino es grandísima. Hay que llegar al aeropuerto como mínimo una hora larga antes de embarcar, se llama así aunque no vayamos en barco, tomas algo apresuradamente en la cafetería, una especie de comida de plástico carísima, y con la sensación de la digestión tan incierta, te pones en la cola de seres humanos a los que hay que registrar como si fuésemos malas personas, y hacen bien, a mi este acto de humildad me da mucha tranquilidad de cara al viaje. Te hacen pasar por un arco que no es el del triunfo, es un arco atrapa malhechores, abres de par en par la maleta sin pudor posible, y, a veces, sobre todo en invierno, te hacen descalzar, otras no, pero siempre me dejan en un estado de desolación que no puedo remediar, como si hubiese ido a una comisaría, que no he ido más que para renovar el DNI, pero esto es algo más profundo, es algo que no entiende mi DNA. Pasado ese control se entra en la feria de las tiendas caras, luces, perfumes, ropa de marca, de allí a la puerta correspondiente donde no hay luces ni lujos tan solo unos sillones desabridos desde los que puedes ver la pista. Hacemos una cola muy larga y lenta de criaturas serias, si, me dediqué a observar a mi alrededor y todos estábamos con el semblante propio de los seres entregados, a mi me lo pareció. Una vez sentados en la aeronave, lo digo por lo de embarcar, (tiene que tener algo de nave sin más remedio) , una señorita nos explica como debemos respirar por un tubito del diámetro de mi dedo si caemos al mar, si no hay mar no hay más nada que explicar. Eso debía estar prohibido terminantemente porque a las criaturas no se las puede llevar a esos extremos. Hasta que no siento que el avión flota bajo mis pies no me quedo tranquila, antes, he apretado las manos con fuerza mientras suenan las turbinas como si el viaje fuese a Marte y tuviésemos que pasar la frontera de la gravedad, la espalda se pega al asiento y yo me quedo sin aliento. Una vez en el aire me zumban los oídos, me zumba el corazón y me zumba el sentío porque se que me encuentro en un aparato lleno de tornillos a nueve km. del suelo y a la velocidad de mil por hora. Las turbulencias son unas cuestiones muy desagradables, el avión mientras vuela, muchas veces, se mueve de arriba abajo y de lado a lado, unas levemente, otras como esta última vez que nos topamos con una tormenta perdida, despistada y veraniega, los movimientos fueron muy fuerte, tanto que se me saltaron las lágrimas, nadie se dió cuenta porque yo tenía los ojos cerrados, pero me las noté caer hasta el escote, mi cuerpo se llegó a levantar del asiento y un muchacho vomitó, nadie dijo esta boca es mía, cuando ya la pasamos y se fueron la oscuridad y los relámpagos, la señorita azafata atendió al pobre chico y yo me di cuenta que tenía las manos dormidas de tanto apretarlas. Aterrizamos y no tuve prisa por bajar del avión, me quedé sentada disfrutando de mi vuelta al suelo, de los árboles lejanos, de los empleados que andaban con sus propias piernas, sin volar, caminando tranquilos en su rutina diaria y laboral, tan de este mundo. Fuí la última que bajó del avión porque me dió la gana, lo hice sin tener la sensación de triunfo porque el triunfo no es llegar sanos al suelo, es sencillamente un milagro después de haber estado mucho más arriba de donde vuelan las aguilas reales, el cóndor de los Andes y con un mano a mano antinatura entre nosotros y las nubes serenas o furiosas, si, es un milagro como hay tantos y lo quería disfrutar sentada en mi sillón y viendo las grietas del asfalto recalentado por el sol. Amen. -

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.