Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

lunes, 3 de agosto de 2020

Coronavirus. Visiones diferentes.

Coronavirus. Visiones diferentes en relación con la epidemia de Covid-19.

 

Visión epidemiológica. Los epidemiólogos trabajan con conceptos numéricos, es decir cuantificaciones estadísticas y tratamiento de datos (números) que son maquetados conformando diversas imágenes en forma de curvas epidemiológicas, de barras o histogramas de las que se obtienen datos matemáticos: curvas de exposición, periodos de latencia, patrón de propagación, magnitudes, tendencias, etcétera. Usan un vocabulario que ha calado en la sociedad con gran facilidad. Ejemplos:

 

-       Caso índice o primario. Puede ser un caso aislado (uno o dos miembros de una familia, sin propagación) o bien dar lugar a casos secundarios.

-       Casos secundarios o contagiados del primario, que si son varios pueden recibir el nombre de “brote”.

-       Brote, cuando se producen varios casos en un núcleo bien identificado (familiar o social) o se confirma la propagación interpersonal en un espacio determinado y bien localizado. (“Rebrote” no tengo ni idea que significa).

-       En espacios cerrados y aislados a veces un solo caso se puede considerar “brote”, por ejemplo, en las residencias de personas mayores y asilos, un solo caso debemos considerarlo como un brote.

-       Epidemia sería la propagación exponencial de brotes que se extienden geográficamente y que afecta a un número significativo de población como una ciudad, región o país en un tiempo determinado.

      

Ante la evidencia de epidemias, las “epi-curvas” incluyen histogramas de incidencias, tendencias, magnitudes y otras muchas variables estadísticas dependiendo de los criterios aplicados ya sea por región, edad, gravedad, ingresos hospitalarios, ingreso en UCI, exitus…

 

Los epidemiólogos no curan enfermedades, pero son una fundamental herramienta para los médicos clínicos pues aportan datos muy importantes porque predicen el periodo de incubación y de latencia de las enfermedades infecto-contagiosas y ayudan a conocer el efecto de las distintas terapias y medidas coadyuvantes.

 

La asociación entre médicos clínicos y epidemiólogos vigilantes es absolutamente constructiva y necesaria. La visión matemática de los estadísticos es indispensable para el control de brotes, para conocer la propagación de una epidemia, y para evaluar el resultado de las distintas terapias y acciones profilácticas, como por ejemplo el aislamiento de casos aislados y confinamiento de grupos de población.

 

Visión periodística. Informar, informar e informar; no puede ni debe ser otra. Y encomiable labor en rapidez y diligencia. Tanto si aparecen casos aislados asintomáticos, como si aparece un brote bien controlado y delimitado nos vamos a enterar en primera plana y con grandes titulares. El “rebrote” acecha por doquier y amenaza la estabilidad de la “nueva normalidad”. Yo personalmente echo de menos información adicional al respecto de los “rebrotes” periodísticos, pues es importante conocer si son casos aislados autóctonos o casos exportados que aparecen en los controles sanitarios obligados, si son casos-brotes confinados y controlados, si son sintomáticos o banales, si hay casos secundarios o hay riesgo poblacional. No es lo mismo tener brotes descontrolados y con pacientes graves en hospitales que sujetos asintomáticos en sus casas confinados con vigilancia médica continua. No es lo mismo. Pero la lectura de la noticia si puede ser igual de alarmante para el turista que piensa venir a recrearse y dejarse los jurdores en nuestros hoteles y bares. A eso me refiero cuando me quejo de ser quijotes y mas papistas que el papa santo de Roma.

 

Obligado dar gracias a la prensa (@abcdesevilla) que me ha dado la oportunidad de colaborar y aportar mi granito de arena informando del Coronavirus.

 

Visión Política. Ya hemos visto como ha actuado el “gobierno progresista” de Sanchez-Iglesias y aplaudidores en esta epidemia. Nos han contado una sarta de mentiras y nos siguen mintiendo con alevosía y ensañamiento. Son unos irresponsables que nos han maltratado a pesar del excelente comportamiento ciudadano, sin mascarillas, sin medios de protección para los médicos, sin auxilio a los mayores, sin pagar justamente a los profesionales que han dado la cara en los peores momentos poniendo en riesgo sus vidas… y que mantienen a un pobre ministro -filósofo él- y a un Don Simón que debe estar bien "satisfecho" para comportarse de esta manera tan irresponsable tapando las carencias y los embustes de los sinvergüenzas estos que no nos cuentan ni la cifra real de fallecidos. Espero que la Justicia caiga sobre ellos con todo el peso de la Ley.

 

Igual responsabilidad (irresponsabilidad) tienen para mi los periódicos y medios de comunicación pagados y/o atrapados en las redes fraudulentas de los partidos políticos que forman el “gobierno” de España. Diarios de gran tirada nacional o regional (en Andalucía tenemos un buen ejemplo) que callan las tropelías del “gobierno” central por miedo económico y justifican lo injustificable. Vasallos del paupérrimo nivel intelectual y cultural del “gobierno”.

 

Y aclaro que soy absolutamente partidario del gobierno de la actual Junta de Andalucía y de como está gestionando en estos momentos la crisis del los “rebrotes” del Coronavirus. Mi crítica a la obligación del uso de mascarillas en los paseos playeros no “desenmascara” ni debe se utilizada como ejemplo de mala gestión, es solo una apreciación personal e intransferible. Mi enhorabuena al gobierno andaluz y mi apoyo a su gestión actual.

 

Visión médica. Los médicos nos ocupamos de las personas enfermas individualmente, una a una, ya sea un caso aislado, forme parte de un brote y hasta de un “rebrote”. Tratamos pacientes con síntomas, o mantenemos a pacientes sospechosos en observación para intentar adelantarnos a la enfermedad. Somos conscientes de la realidad de cada uno de los enfermos que tratamos, personas que sufren en solitario, que tienen hijos, padres, familias… nuestra relación es con enfermos que sufren, no con datos, noticias ni politiqueos. Esta es la diferencia entre epidemiólogos y/o estadísticos con o sin presiones políticas o mediáticas y los médicos y sanitarios que atendemos a los enfermos en sus domicilios u hospitales. Esto creo que debe quedar claro y cristalino.

 

Los médicos nos preocupamos cuando vemos que hay pacientes con síntomas graves que necesitan tratamiento. Y cuantos más enfermos con similar patología por número de habitantes, más nos alarmamos. Y si muchos ciudadanos se ponen muy malos y nos vemos desbordados, pues pedimos ayudas y medios para no contagiarnos y poder seguir trabajando.

 

Y muchos médicos jóvenes y menos jóvenes han tenido que trabajar a destajo a pesar de las carencias materiales y de personal sanitario, con salarios infames...  gracias a los políticos “progresistas”.

 

Y queremos que se reconozca nuestro trabajo. En euros, como los de Don Simón.

 

Esta es mi visión de lo que ha sucedido y está sucediendo con la epidemia de Covid-19.


Publicado en ABC de Sevilla el 02/08/2020

 

 

1 comentario:

  1. En España la monarquía es parlamentaria, el rey es el jefe del estado, reina pero no gobierna, su función es importante, es una función de representación del país, de mediar para conseguir acuerdos y beneficios para su reino, es una figura representativa como lo es una bandera, yo valoro esas funciones porque con las cosas bien hechas, consiguen dar categoría, beneficios y entidad a España en este caso. Vive el rey de una buena asignación, asignación que pagamos todos, y sus bienes privados, prácticamente todos, son o deberían ser de Patrimonio Nacional, los regalos que reciba, si son de valor, son o deberían ser de patrimonio nacional, debe el rey pagar a hacienda como lo hacemos todos y mantener pulcritud en sus quehaceres, en su reinado y en sus cortesanos, los demás somos súbditos que hasta ahora muchos, habíamos confiado en la corona. Lo que haga el rey con su matrimonio o con otras mujeres me importa menos, siempre que lo haga con el dinero de su asignación, que no se salga de ahí. El emérito se ha salido de su sitio y ha hecho las cosas mal. Un carácter simpático, cara de bonachón y aceptando la democracia como régimen político después de la dictadura, no le da derecho a lo que al parecer y supuestamente ha hecho. Esto tarde o temprano tenía que salir y el primero que lo sabe y ha consentido que esto salga a la luz del sol, es su hijo, el actual rey, porque sabe que mientras más escondido estuviera el asunto, más íba a engordar la bola de nieve y a él le costaría la monarquía. Se puede señalar a quien se quiera, pero supuestamente todos o casi todos los presidentes del gobierno que han pasado por España, eran conocedores de las andanzas del hoy emérito, presuntamente, y su familia también, así que o esto sale ahora o la monarquía termina sin remedio. Al emérito lo ha puesto fuera su hijo, y el ha aceptado como último acto de servicio a España. -

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.