Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

sábado, 15 de agosto de 2020

Coronavirus y manipulaciones

Hace pocos meses los enfermos con síntomas gripales y asfixia acudían a los Hospitales buscando quien les hiciera una PCR para confirmar su diagnóstico y ser tratados correctamente de la enfermedad Covid-19.

Entonces, a estos enfermos con síntomas pero sin diagnostico, se les mandaba a casa con Paracetamol, se les apuntaba en el censo de "enfermos de coronavirus" y pasaban directamente a engordar las estadísticas de "curvas" y "casos" suficientes para crear el clima de pánico sanitario y social que todos hemos padecido.

Actualmente, en este verano de tranquilidad social, son los epidemiólogos detectives los que salen torunda en mano buscando fauces y narices para detectar PCR positivas para Covid-19 y avisar a los políticos que a su vez avisan a los periodistas para publicar diariamente el número de "casos" o de "contagios"... según soplen los vientos de los intereses.

A día de hoy 15 de agosto, día de la Virgen de los Reyes, en la provincia de Sevilla (1.939.887 hab) hay 11 hospitalizados por Covid-19, y 2 de ellos en UCI, lo que supone una tasa de 1,76 ingresos hospitalarios por cada 100.000 habitantes.

Huelva tiene 528.029 habitantes en su provincia, con 4 ingresos por coronavirus, uno de ellos en la UCI. Tasa de 1,32.

Estos datos no justifican la alarma politico-social e informativa desencadenada, digan los políticos lo que digan.

Para los médicos, estas cifras de enfermedad grave por SRAS-Cov.2 están ahora mismo muy por debajo de las cifras de ingresos por otras patologías infecto-contagiosas como pueden ser infecciones por virus gastro-intestinales o infecciones del tracto respiratorio tanto virásicas como bacterianas.

Y eso que ahora son los investigadores o "rastreadores" los que, como decía, salen a la calle buscando "casos" de Covid-19 torunda en mano para metersela por la nariz al primero que se les ponga por delante. Es algo distópico, pues lo lógico es que una enfermedad infecto-contagiosa contagie... lo extraño y perturbador sería que no lo hiciera.

Pero si cualquier "contagiado" con PCR positiva está completamente asintomático y no presenta síntomas durante la cuarentena de 14 días, -después de los cuales deja de ser contagioso y teoricamente comienza a ser inmune-, no deberíamos de contabilizarlo como enfermo de Covid-19.

Ojalá haya en España millones de contagiados con PCR positiva y que cursen asintomáticos sin tener que acudir al médico ni ingresar en el hospital. Es la situación ideal. Inmunidad de grupo.

Pero la situación se perturba al gusto de los epidemiólogos-estadísticos con ínfulas de sobresalir, de los medios de comunicación con intereses gubernamentales y, por encima de todo, de los políticos manipuladores.

El confinamiento social ejemplarmente cumplido por los españoles durante la crisis desde marzo a junio, ha servido como ensayo del pertinaz adoctrinamiento político televisivo durante esos meses.

La ¿buscada? ruina económica de los empresarios "fachas" han dado a este "gobierno" los réditos esperados en orden a mantener a un porcentaje suficiente de votantes "mantenidos" con las pagas subsidiarias a cambio de votos. Es mi opinión.

Ahora comienza otra fase de perturbación de la sociedad, después de darnos vacaciones durante un mes mas o menos...

Vacaciones que parece que se acaban en tiempo y forma cuando a Pablo Iglesias los Jueces y Fiscales "no gubernamentales" le aprietan las tuercas de la decencia y la honradez y ven que hacen agua como una patera reseca.

Hace unas semanas mascarillas por la playa. Ahora toca cerrar los bares de copas y prohibir fumar. Mañana tendremos que andar de espaldas y con un ojo guiñado. Todo muy sensato...

"Regresa el coronavirus" (parece el título de una mala película) para que los políticos de este ingobernable gobierno se escuden detrás de datos y noticias falsas y alarmantes, para que nos entre el canguelo y la jindama de las neumonías y las trombosis y para que no nos salgamos de madre pidiendo pan, trabajo y libertad. Eso se ha acabado. 

Aquí solo trabajará -o cobrará un subsidio- quien sea de la cuerda del"gobierno progresista"y agache su cabecita diciendo que lo blanco es negro.

Lo importante ahora mismo es vapulear a un viejo Rey cachondo (como antes fue sacar los restos de Franco del Valle de Los Caídos) o acabar con las corridas de toros que tanto daño hacen a la sociedad, para crear una manada de ovejas alimentada con embustes como la "transición ecológica" y la "perspectiva de género", frases que hipnotizan a los botarates progresistas que no saben donde tienen la cara o el culo de tanto volver el cuello para no ver la realidad: paro, pobreza social, incultura, intolerancia, odio, violencia, enfrentamiento...

Realidad de un gobierno sucio y pestilente que se escuda en una epidemia para tapar sus cloacas hediondas repletas de mentiras y patrañas marxista-leninistas antidiluvianas -publicadas cobardemente en las redes sociales- de un vicepresidente hortera de bolera que va directo a los juzgados. 

Y de un "presidente" que se mira al espejo haciendo posturas y se gusta mucho y lo proclama en las televisiones una y otra vez de mil maneras diferentes... Que guapo soy, que bien lo hago, que suerte tenéis de tenerme de presidente...

Pero en España, por mucha colonia que se pongan en el Consejo de Ministros y muchos aplausos que se den a ellos mismos, desgraciadamente sigue oliendo a chamusquina marxista-leninista... a como se llame el perfume que se pone Maduro y Madurito...


PD: Me gustaría poder aportar datos de la tasa de letalidad de este virus en la actualidad pero es completamente imposible. El Ministerio de Sanidad dejó de portar datos fiables hace muchas semanas y los datos que se intentan extraer de las estadísticas de las Sociedades Médicas y del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) son contradictorios pues no sabemos a qué atenernos. No se puede saber por ejemplo si los fallecidos mayores de 70-80 años han muerto de coronavirus, con coronavirus, o de sus patologías previas. Hay muchos fallecidos en residencias y lo único claro es que han muerto sin ser diagnosticados ni tratados de sus patologías crónicas. Muchos de ellos han muerto de pena. Y solos.


lunes, 3 de agosto de 2020

Coronavirus. Visiones diferentes.

Coronavirus. Visiones diferentes en relación con la epidemia de Covid-19.

 

Visión epidemiológica. Los epidemiólogos trabajan con conceptos numéricos, es decir cuantificaciones estadísticas y tratamiento de datos (números) que son maquetados conformando diversas imágenes en forma de curvas epidemiológicas, de barras o histogramas de las que se obtienen datos matemáticos: curvas de exposición, periodos de latencia, patrón de propagación, magnitudes, tendencias, etcétera. Usan un vocabulario que ha calado en la sociedad con gran facilidad. Ejemplos:

 

-       Caso índice o primario. Puede ser un caso aislado (uno o dos miembros de una familia, sin propagación) o bien dar lugar a casos secundarios.

-       Casos secundarios o contagiados del primario, que si son varios pueden recibir el nombre de “brote”.

-       Brote, cuando se producen varios casos en un núcleo bien identificado (familiar o social) o se confirma la propagación interpersonal en un espacio determinado y bien localizado. (“Rebrote” no tengo ni idea que significa).

-       En espacios cerrados y aislados a veces un solo caso se puede considerar “brote”, por ejemplo, en las residencias de personas mayores y asilos, un solo caso debemos considerarlo como un brote.

-       Epidemia sería la propagación exponencial de brotes que se extienden geográficamente y que afecta a un número significativo de población como una ciudad, región o país en un tiempo determinado.

      

Ante la evidencia de epidemias, las “epi-curvas” incluyen histogramas de incidencias, tendencias, magnitudes y otras muchas variables estadísticas dependiendo de los criterios aplicados ya sea por región, edad, gravedad, ingresos hospitalarios, ingreso en UCI, exitus…

 

Los epidemiólogos no curan enfermedades, pero son una fundamental herramienta para los médicos clínicos pues aportan datos muy importantes porque predicen el periodo de incubación y de latencia de las enfermedades infecto-contagiosas y ayudan a conocer el efecto de las distintas terapias y medidas coadyuvantes.

 

La asociación entre médicos clínicos y epidemiólogos vigilantes es absolutamente constructiva y necesaria. La visión matemática de los estadísticos es indispensable para el control de brotes, para conocer la propagación de una epidemia, y para evaluar el resultado de las distintas terapias y acciones profilácticas, como por ejemplo el aislamiento de casos aislados y confinamiento de grupos de población.

 

Visión periodística. Informar, informar e informar; no puede ni debe ser otra. Y encomiable labor en rapidez y diligencia. Tanto si aparecen casos aislados asintomáticos, como si aparece un brote bien controlado y delimitado nos vamos a enterar en primera plana y con grandes titulares. El “rebrote” acecha por doquier y amenaza la estabilidad de la “nueva normalidad”. Yo personalmente echo de menos información adicional al respecto de los “rebrotes” periodísticos, pues es importante conocer si son casos aislados autóctonos o casos exportados que aparecen en los controles sanitarios obligados, si son casos-brotes confinados y controlados, si son sintomáticos o banales, si hay casos secundarios o hay riesgo poblacional. No es lo mismo tener brotes descontrolados y con pacientes graves en hospitales que sujetos asintomáticos en sus casas confinados con vigilancia médica continua. No es lo mismo. Pero la lectura de la noticia si puede ser igual de alarmante para el turista que piensa venir a recrearse y dejarse los jurdores en nuestros hoteles y bares. A eso me refiero cuando me quejo de ser quijotes y mas papistas que el papa santo de Roma.

 

Obligado dar gracias a la prensa (@abcdesevilla) que me ha dado la oportunidad de colaborar y aportar mi granito de arena informando del Coronavirus.

 

Visión Política. Ya hemos visto como ha actuado el “gobierno progresista” de Sanchez-Iglesias y aplaudidores en esta epidemia. Nos han contado una sarta de mentiras y nos siguen mintiendo con alevosía y ensañamiento. Son unos irresponsables que nos han maltratado a pesar del excelente comportamiento ciudadano, sin mascarillas, sin medios de protección para los médicos, sin auxilio a los mayores, sin pagar justamente a los profesionales que han dado la cara en los peores momentos poniendo en riesgo sus vidas… y que mantienen a un pobre ministro -filósofo él- y a un Don Simón que debe estar bien "satisfecho" para comportarse de esta manera tan irresponsable tapando las carencias y los embustes de los sinvergüenzas estos que no nos cuentan ni la cifra real de fallecidos. Espero que la Justicia caiga sobre ellos con todo el peso de la Ley.

 

Igual responsabilidad (irresponsabilidad) tienen para mi los periódicos y medios de comunicación pagados y/o atrapados en las redes fraudulentas de los partidos políticos que forman el “gobierno” de España. Diarios de gran tirada nacional o regional (en Andalucía tenemos un buen ejemplo) que callan las tropelías del “gobierno” central por miedo económico y justifican lo injustificable. Vasallos del paupérrimo nivel intelectual y cultural del “gobierno”.

 

Y aclaro que soy absolutamente partidario del gobierno de la actual Junta de Andalucía y de como está gestionando en estos momentos la crisis del los “rebrotes” del Coronavirus. Mi crítica a la obligación del uso de mascarillas en los paseos playeros no “desenmascara” ni debe se utilizada como ejemplo de mala gestión, es solo una apreciación personal e intransferible. Mi enhorabuena al gobierno andaluz y mi apoyo a su gestión actual.

 

Visión médica. Los médicos nos ocupamos de las personas enfermas individualmente, una a una, ya sea un caso aislado, forme parte de un brote y hasta de un “rebrote”. Tratamos pacientes con síntomas, o mantenemos a pacientes sospechosos en observación para intentar adelantarnos a la enfermedad. Somos conscientes de la realidad de cada uno de los enfermos que tratamos, personas que sufren en solitario, que tienen hijos, padres, familias… nuestra relación es con enfermos que sufren, no con datos, noticias ni politiqueos. Esta es la diferencia entre epidemiólogos y/o estadísticos con o sin presiones políticas o mediáticas y los médicos y sanitarios que atendemos a los enfermos en sus domicilios u hospitales. Esto creo que debe quedar claro y cristalino.

 

Los médicos nos preocupamos cuando vemos que hay pacientes con síntomas graves que necesitan tratamiento. Y cuantos más enfermos con similar patología por número de habitantes, más nos alarmamos. Y si muchos ciudadanos se ponen muy malos y nos vemos desbordados, pues pedimos ayudas y medios para no contagiarnos y poder seguir trabajando.

 

Y muchos médicos jóvenes y menos jóvenes han tenido que trabajar a destajo a pesar de las carencias materiales y de personal sanitario, con salarios infames...  gracias a los políticos “progresistas”.

 

Y queremos que se reconozca nuestro trabajo. En euros, como los de Don Simón.

 

Esta es mi visión de lo que ha sucedido y está sucediendo con la epidemia de Covid-19.


Publicado en ABC de Sevilla el 02/08/2020