Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Llega otro verano...

Publicado en XYZ


Llega otro verano que nos altera nuestra rutina. Los días son más largos y las temperaturas van a subir en Sevilla hasta más de 40ºC. Los fines de semana empiezan a ser de viajes en caravana a la playa o a la sierra que nos coja más a mano. Tenemos que planear las obligadas vacaciones estivales en las que lo normal por estos lares es trasladarnos a cualquiera de las abarrotadas playas andaluzas, aunque otros prefieren la serenidad de la sierra y otros el bullicio de los aeropuertos y trenes para conocer otras regiones españolas o ser turistas en otros países durante unas semanas. Para gustos los colores (de los billetes).

En estos días previos andamos con prisas por adquirir cuanto antes el bronce necesario para no desentonar en la piscina, pero nos damos de cara con la terrorífica imagen de un señor barrigón y con papada que nos devuelve el espejo al ponernos el bañador por primera vez. Por lo menos yo sí.

Es decir que hasta octubre vamos a estar todos mas o menos en modo “veraniego” con ropas muy fresquitas y cómodas, y con muchas ganas de disfrutar de las noches en terrazas y bares hasta que llegue el finde para coger el portante a la playa pensando que ya mismo está aquí el famoso mes de vacaciones en el que todos los años depositamos nuestras esperanzas.

Y me paro a pensar y me doy cuenta que lo peor que podemos hacer es estresarnos porque llegue el veraneo. Expectativas bajas. Creo que hay que tomarse estos tres meses con calma, pero sobre todo tomarnos con mucha parsimonia el periodo de “Vacaciones de Verano”. Y lo digo con la experiencia de un sesentón (y uno ya mismo) que me encanta el verano y se me hace cada año más corto.

Una vez instalados donde elijamos pasar las vacaciones, debemos dejarnos llevar por lo que nos dicte nuestro cuerpo-cerebro. Y para eso lo mejor es no tener muchos planes preparados de que vamos a hacer esto o aquello y vamos a ir aquí o allá.

Yo propongo (para todos mis compañeros y para mi primero…):

·      Vida y dieta sana. Lo cual no implica que no nos tomemos nuestra cervecita con sardinas, ¡hasta ahí podíamos llegar! No tomar alimentos precocinados ni conservas. Dieta mediterránea pura: gazpacho, mucho pescado, verduras y hortalizas frescas. Aceite de oliva. Fruta a diario.
·      Ejercicio aeróbico todos los días. Paseos largos por la playa o la montaña, a paso ligerito, charlando, disfrutando del paisaje, del aire puro. Siempre crema de protección solar, camiseta de algodón y sombrero. No tomar nunca el sol desde la hora del aperitivo y el almuerzo, hasta después de la merienda. Háganme caso.
·      Observar la naturaleza con los ojos bien abiertos y los oídos atentos. Mejor que mirar el móvil podemos disfrutar observando el trajín de las aves acuáticas o de los cientos de pájaros distintos del monte. Escuchar el ronroneo del mar o el sonido del bosque es más relajante que mirar el guasap o el twiter. Unos prismáticos no cuestan mucho dinero y se aprende mucho mirando a través de ellos.
·      Conversar. Charlar siempre es bueno, pero si es con nuestros hijos, familiares y amigos es un placer. En verano tenemos mucho tiempo para hablar y hablar sin prisas. Recuperemos las tertulias entre familiares y amigos. Expresémonos con palabras de voz en directo, sin emoticonos.
·      Leer es obligatorio. Lo que mas le guste a ustedes, no hay porqué intentar leer el Ulises ni buscar el tiempo perdido de Proust; leamos lo que más nos relaje durante esas horas de la siesta o tumbados en una cómoda hamaca o antes del Jesusito de mi vida… Leer relaja. Limpia la mente y da esplendor (en la yerba).
·      Dormir. Para mi es fundamental. Hay que relajar a las neuronas para que se relajen nuestros músculos. Dormir a pierna suelta sin tener en la mesilla a Jack El Despertador es un estupendo modo de comenzar cualquier día. Y yo creo que siguiendo los consejos anteriores no debe ser muy difícil conciliar el sueño. ¿A que no?


PD: Se me olvidaba: Hacer el Amor. Ustedes perdonen…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.