Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Creencias y Ciencia

Mi hermana Lourdes escribe:

Desde que el homo sapiens se puso de pie y fue capaz de ver la línea del horizonte, rascarse la cabeza pensando por vez primera en algo más allá de la reproducción, la caza y en resguardarse de la lluvia peleándose a muerte con el de al lado por estas tres cuestiones, empezó nuestra era.
Solo tuvo que erguirse un gachó y ver el amanecer azul y dorado que se le saltaran dos lagrimones pensando que esa rareza tan impresionantemente bella la tendrían que ver sus hijos, para que saltara la chispa del pensamiento.
Los dioses fueron los primeros acompañantes del hombre que se irguió, que seguramente adoraría a ese sol mientras, con la noción del tiempo ya adquirida, aprendía que el cereal con la luz y el agua precisas, forma una cosecha que recogida y procesada daban el pan, y que la vid ofrecía un fruto dulcísimo que fermentado y vuelto a procesar, alegraba el alma y daban ganas de bailar porque por aquel entonces y con el pensamiento, vieron que la vida no es más que una calamidad y por eso surgieron el pan, el vino y los dioses del Olimpo para hacer más llevadero el caminito
Y el pensamiento es la maravilla que nos guía desde entonces. En las culturas egipcias, griegas y romanas tuvo el pensamiento su máximo apogeo, tanto, que todavía hoy vivimos de esas rentas.
Pero pasó lo que tenía que pasar, que tres pollos y una zorra, humanos, pensaron que todo el monte de su propiedades era orégano, y se hicieron dueños del cotarro ingeniándoselas para proclamarse emperadores, reyes y reinas de los demás, creando así con la renaciente soberbia a los súbditos, especie de ser humano muy en vigor aún hoy en día.
Con el paso de los años, la baja edad media, el renacimiento, la modernidad pre-industrial y los fructíferos siglos dieciocho, diecinueve y veinte, llegamos hasta nuestros días de esta manera, con el corazón partío, el ying y el yang, blanco y negro, claro y oscuro, bien y mal, me explico:
La creencia en un ser superior que nos consuele en esta bromita pesada que es la existencia, es en mi opinión una muy buena opción vital, al final la actitud positiva y constructiva ante la vida bien es sabido que hace milagros, aunque hubo quién decidió mandar en las divinas providencias y de ahí vinieron y vienen otros muchos problemas.

 La humanidad por eso ha ido dos pasos adelante y uno para atrás.

No tenemos mucho arreglo, nuestra historia se basa en tres pilares que nos acompañan desde siempre: dioses -Dios para nosotros y Su Santísima Madre-; los poderosos tratando de engañarnos, enfrentarnos y destruirnos, cosa que va a más; y el pensamiento, el estudio, y la investigación científica en todos lo campo.

Anoche oí que está punto de salir un ordenador cuántico que dicen que va cambiar el mundo... para mejor, espero..

A la Divina Providencia se lo pido de corazón.
Amen.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.