Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Coronavirus y evidencias.

Recién entrados en fase 3 y después de más de cinco meses de pandemia por SARS Covid.2, podemos extraer algunas conclusiones basadas en la evidencia que tenemos los médicos de como se comporta este virus en relación con los humanos.

Es evidente que se contagia principalmente por vía respiratoria, es decir que sale exhalado de nuestro cuerpo por las emisiones al hablar, toser o estornudar y entra en el organismo por la misma vía al inhalar y contaminar las mucosas de boca, nariz y garganta donde se produce la primera fase del contacto entre el virus y el huésped.

Es evidente que esta situación se ve favorecida por el contacto cercano entre portador de virus y la persona susceptible sobre todo por besos, abrazos y contactos manuales, por eso los contagios se facilitan en agrupaciones multitudinarias y especialmente con la convivencia en espacios cerrados, sobre todo si estas circunstancias se mantienen en el tiempo.

Es evidente que las medidas de confinamiento de la población han tenido un efecto eficaz frenando la propagación exponencial en un corto espacio de tiempo e impidiendo el colapso del sistema sanitario por la incidencia de casos graves que han precisado hospitalización tanto en planta como en UCI.

Es evidente que el aislamiento en cuarentena de los casos sospechosos y/o confirmados hasta que hayan pasado el periodo de portador-contagiador, será siempre norma básica y fundamental para interrumpir la cadena de contagio.

Es evidente -y así lo dije desde el principio de la epidemia- que el uso de mascarillas por la población general, la distancia social de unos dos metros (alcance respiratorio de los inóculos contagiosos) y la descontaminación de las manos con lavados frecuentes o soluciones antisépticas son lo mecanismos de prevención de contagios más eficaces para la población susceptible.

Pero también es muy evidente que el virus no contagia a todas las personas por igual.

Es evidente que conocemos casos de pacientes que han sufrido enfermedad grave estando en contacto estrecho con su núcleo familiar, pero que no han contagiado a sus cónyuges, hijos, padres ni hermanos a pesar de la convivencia diaria.

Es evidente que ha habido muchos casos de contagiados que han pasado la enfermedad completamente asintomática pasando desapercibida y creando anticuerpos, sin haber sido foco de infección para las personas con las que conviven.

Es evidente que este virus tiene una baja tasa de infectividad poblacional, siendo la inmunidad grupal después de esta primera epidemia en España en torno al 5% de la población.

Es evidente que debemos estudiar y encontrar la relación entre el SARS Covid.2, los mecanismos de contagio-infección, la inmunidad natural y adquirida, la evolución de enfermedad y la producción de anticuerpos que confieran inmunidad.

Es evidente que el virus afecta con mayor virulencia y gravedad a las personas cuanta más edad tengan. También hemos observado que determinadas comorbilidades hacen más grave la infección y producen más complicaciones y muertes en los infectados: edad avanzada, patologías previas cardio-respiratorias, obesidad, diabetes, determinados tipos de cáncer, tratamientos previos y patologías autoinmunes subyacentes y otras patologías que alteran el equilibrio del sistema inmunitario.

Es evidente que cuando la infección SARS Cov.2 se extiende por el organismo de estas personas predispuestas parece que se aprovecha de deficiencias en el sistema inmunitario ya sea por agotamiento biológico natural, o por déficit adquiridos como descenso de inmunoglobulinas, alteraciones en los leucocitos con baja tasa de linfocitos CD4/CD8, disfunción del sistema del complemento, alteraciones de las citoquinas, etcétera, causando graves complicaciones incluyendo infecciones oportunistas y daños derivados del trastorno del sistema defensivo.

Es evidente que los niños y jóvenes, que por lo general tienen un sistema inmunitario innato y adaptativo en condiciones óptimas, han tenido una baja tasa de contagio y si se han contagiado no han sufrido patología alguna o muy leve.

Pero desgraciadamente y a pesar de eso, es evidente que han muerto un número elevado de personas durante estos meses de epidemia. No sabemos exactamente cuantos, es evidente, pues el “gobierno” juega al trile también -como con casi todo- con las cifras de contagiados y fallecidos.

Es evidente que cuando rellenamos un certificado de defunción tenemos que diferenciar varios apartados:
-       Antecedentes de interés. Son aquellas patologías previas que pueden verse afectadas por la causa inicial y desencadenar la causa inmediata de la muerte: Diabetes, arteriosclerosis, miocardiopatías, EPOC, cáncer…
-       Causa inicial o fundamental. Es la enfermedad o lesión que inicia los acontecimientos que van a desencadenar la “causa inmediata” de la muerte. Ejemplo: Infección por coronavirus. (15 días)
-       Causa intermedia o antecedente: Patología que partiendo de la causa inicial desencadena la causa inmediata del fallecimiento. Ejemplo: neumonía bilateral. (7 días)
-       Causa inmediata. Es la enfermedad, daño o complicación que precede inmediatamente a la muerte y la causa final del deceso. Ejemplo: Shock séptico. (1 día)

A la vista de esto podemos convenir que cualquier persona que no padezca patologías previas y enferme por coronavirus, tenga una neumonía bilateral y a pesar de todo tipo de tratamientos fallezca, se considera un muerto por coronavirus. Indudable.

Es evidente que los pacientes denominados “de riesgo” que tienen antecedentes de hipertensión, insuficiencia cardiaca, bronquitis crónica, asma, obesidad, diabetes o su sistema inmune esté alterado por causas previas, cuando se infectan por Covid y padecen una neumonía mas o menos grave, es muy probable que acaben sufriendo además cualquier complicación como descompensación de su insuficiencia cardio-respiratoria, trombosis, sobreinfección por bacterias, sepsis, shock, insuficiencia renal y éxitus.

Y es evidente que al principio de la epidemia cuando empezaron a colapsarse las Urgencias de los hospitales por muchos de estos enfermos añosos con infecciones respiratorias y asfixia grave, se cometieron muchos errores en el tratamiento y no se aplicaron con eficacia ni ecuanimidad las medidas básicas de tratamiento de soporte vital. Creo que en muchos casos se negó incluso el acceso a los hospitales a muchos de estos pacientes mayores manteniéndolos en sus residencias o en sus domicilios. Creo que a la mayoría se les aplicó tratamiento paliativo o sedación profunda sin haber siquiera intentado tratamientos curativos con oxigeno, corticoides y antibióticos.

Supongo que este será uno de los motivos del “baile” de cifras de fallecidos por Covid-19. El “gobierno” dispondrá lo que le convenga para mantenerse a salvo de críticas, como es lo habitual.

Pero es muy evidente que durante estos meses un elevado número de personas han muerto tristemente alejados de sus familiares, sin consuelo ni compañía. Mi más sentido pésame a todas las familias.

Y es evidente que esta injusticia no debe volver a pasar.

Publicado en Tribuna Abierta. ABC de Sevilla el 12/06/20



Coronavirus. Tabla resultados pruebas.

Resultados PCR
IgM/IgA
IgG
A
NEGATIVO
NEGATIVO
NEGATIVO
B
NEGATIVO
POSITIVO
NEGATIVO
C
NEGATIVO
POSITIVO
POSITIVO
D
POSITIVO
NEGATIVO
NEGATIVO
E
POSITIVO
POSITIVO
NEGATIVO
F
POSITIVO
POSITIVO
POSITIVO
G
POSITIVO
NEGATIVO
POSITIVO
H
NEGATIVO
NEGATIVO
POSITIVO



EXPLICACIÓN PROBABLE
·      A) No contagiado. Susceptible. Puede infectarse en cualquier momento. No puede contagiar.
·      B) Falso negativo de PCR. Infección reciente. Contagioso. Aislamiento. Repetir PCR.
·      C) Falso negativo de PCR. Infección en evolución de >2 semanas. Contagioso. Aislamiento. Repetir PCR.
·      D) Contagio muy reciente <1-2 semana aprox. Periodo ventana (antes de empezar Anticuerpos). Contagioso. Aislamiento.
·      E) Contagio reciente > 1-2 semana. Fase decisiva: asintomática, sintomática, leve, moderada, grave. Contagioso. Aislamiento.
·      F) Contagio > 2-3 semanas. Fase activa. Contagioso. Aislamiento.
·      G) Fase de evolución e inmunización. Cuarentena. Posiblemente contagioso hasta PCR negativa.
·      H) Fin de la infección. No contagioso. Inmunizado. El estado deseable para toda la población.

CONCLUSIONES

-       Todas estas explicaciones son aproximadas pues la PCR puede dar resultado negativo en los primeros días de contagio.
-       A todos los casos sospechosos, aunque tengan síntomas leves, se les debe realizar PCR.
-       Por regla general, ante una PCR positiva, se debe guardar aislamiento al menos 14 días, que es el periodo de incubación del virus, y repetir la PCR hasta ser negativa.
-       En algunos casos de evolución favorable con anticuerpos IgG+, la PCR puede mantenerse positiva algunas semanas.
-       La evolución en el tiempo de la curva de anticuerpos IgM e IgG puede diferir dependiendo de las condiciones inmunitarias de cada persona y de la severidad de la infección.
-       La evolución de los síntomas (asintomático, leves, graves) depende de cada persona, de su edad, de sus antecedentes previos, del sistema inmunitario, de las complicaciones añadidas y probablemente de factores genéticos aun desconocidos.
-       Hay pacientes con síntomas sospechosos de Covid con PCR negativa mantenida. En caso de síntomas debe acudir al Hospital.
-       Lo importante es el estado clínico del paciente, independiente del resultado de las pruebas.
-       En caso de síntomas de sospecha, siempre debe informar a su médico y/o acudir al Hospital. No tome decisiones por su cuenta. Consulte siempre con su médico ante cualquier duda.



Chantaje emocional (Coronavirus)

Hoy día 6 de mayo de 2020 se ha votado en el Parlamento continuar con el “estado de alarma” por otros 15 días mas, hasta el 24 de mayo. El gobierno ha pactado con incaut@s y lo han aprobado.

Mienten cuando lo justifican como una necesidad sanitaria para que no suceda un repunte de contagios descontrolado como al inicio de la epidemia, si se detiene el “estado de alarma”

Están usando torticeramente el miedo a la enfermedad como arma política para mantenerse en el poder. Mantener a los ciudadanos en “modo miedo” y amenazados con “que viene le lobo”, es una de las mas enrevesadas maniobras que están llevando a cabo estos carceleros para conseguir sus fines políticos. Eso debería estar penalizado, es más, creo que es un delito atemorizar a un país entero con noticias falsas.

Porque es falso que necesitemos este estado de control político y policial al que llaman “estado de alarma” para evitar una posible recaída. Me explico:

Durante el confinamiento desde el 13 de marzo hasta ahora, confinamiento que hemos llevado a cabo los españoles de forma ejemplar y con gran solidaridad, ya se han sobrepasado varias veces los períodos de incubación del virus. Esto quiere decir que los contagiados habrán pasado la fase activa de la enfermedad tanto en su casa como en el Hospital y les ha dado tiempo suficiente para curarse y crear anticuerpos protectores. También los asintomáticos (un gran número de niños y jóvenes), han tenido el tiempo suficiente para dejar de ser contagiosos y pasar a ser inmunes.

Por lo tanto, ahora mismo el nivel de pacientes contagiosos por número de habitantes a disminuido mucho, a los datos estadísticos de ingresos en hospitales me remito.

Otra “desinformación” es que estén apareciendo en las pruebas de anticuerpos en sangre muchos contagiados desconocidos -sobre todo en personal sanitario- que han pasado o están pasando de forma asintomática la enfermedad. Aparecerán más positivos cuantos mas análisis se realicen, pero eso no significa que vayamos a peor, quizá a mejor.

Al principio de la epidemia, cuando las manifestaciones, los mítines, los partidos de futbol, los viajes, con todo el mundo encerrados en cines y locales cerrados por el frío y la humedad, se multiplicaron los contagios sobre todo en determinadas regiones y capitales con mayor densidad de población. Ya sabemos el triste resultado de todo lo anterior. DEP los fallecidos.

Pero el escenario y las condiciones han cambiado para todos. Hay datos que no se pueden refutar.
-       Ya hay menos población susceptible de contagiarse, aunque no sabemos el porcentaje real, pues para eso se necesitan hacer test de anticuerpos a toda la población. Teóricamente los inmunizados tiene un nivel de protección que ya iremos viendo como se manifiesta.
-       El riesgo por contacto físico ha modelado las costumbres de la población general. Ya no saludamos con abrazos y besos ni nos damos la mano. Se guarda la distancia de seguridad entre las personas, en los mercados, en la calle, en todos sitios vemos las colas con las personas separadas correctamente. Importantísimo para detener el contagio.
-       La mayoría de las personas usamos mascarillas cuando salimos a la calle y sobre todo en locales cerrados y en transportes públicos. Las mascarillas son muy eficaces para evitar el contagio entre personas y la contaminación de los objetos que nos rodean.
-       Las normas de higiene anti-contagio han calado profundamente en la sociedad. Lavado de manos, soluciones desinfectantes, lavado de productos potencialmente contaminados, incluso alimentos. La limpieza de locales públicos es muy exhaustiva y eficaz y se desinfectan a diario supermercados, farmacias, comercios, etcétera.
-       Y ahora tenemos los aliados naturales anti-virus. El sol con sus rayos UVA es un magnifico esterilizador de superficies. La temperatura elevada -sobre todo con humedad ambiental baja- acelera la evaporación de las partículas de moco y saliva anulando su capacidad de infectar por destrucción del virus. El verano ayuda a hacer vida al aire libre y a salir a pasear, disminuyendo el encierro y el contagio grupal.
-       El agua de las piscinas es aliada anti-contagio por su composición en cloro y oros productos químicos que destruyen las partículas virales. Además, con el baño se diluyen las secreciones potencialmente contaminadas disminuyendo su contagiosidad. En las piscinas es difícil el contagio.
-       La arena de las playas calentadas por el sol y esterilizadas por los rayos UVA son enemigos naturales de los virus. El agua de mar con elevada salinidad y su poder osmótico hipertónico destruye y disuelva las partículas potencialmente contagiosas. El yodo del agua del mar es un antiséptico natural.
-       Y a todo esto súmenle ustedes el conocimiento científico y biológico del virus, su modo de actuar y propagarse, la preparación de los sanitarios, las medidas especiales tanto en aparatos como en logística, el número de respiradores, los tratamientos efectuados y sus conclusiones, los estudios y ensayos clínicos que se están llevando a cabo… evidencias científicas valiosísimas que tanto nos están ayudando a curar a los afectados.

Por lo tanto, no pueden ser iguales las probabilidades de contagios actuales a las del inicio de la epidemia en marzo. Quien quiera obviar lo anterior y crear un clima de pavor si no se siguen sus dictados de “alarma” es que actúa de mala fe y con intenciones torticeras.

Estamos en muy buen momento, unas regiones mejor que otras, para iniciar una salida de esta situación de “secuestro” y encierro ciudadano obligados por necesidades políticas del “gobierno” de España.

Los andaluces somos solidarios y coherentes y así lo hemos demostrado. Nuestra Autonomía está perfectamente preparada para gobernar esta situación social y sanitaria sin tener que estar sometidos a los designios alocados de tahúres y embusteros, que solo miran a su propia supervivencia política.

Y me quedo corto.

Confinamiento Eterno

El confinamiento ordenado el 14 de marzo y prorrogado por este “gobierno” atolondrado que nos tienen a casi todos encerrados en casa desde hace más de un mes, parece no tener fin. Las medidas sanitarias que se iniciaron a toro pasado a causa de los intereses políticos y mediáticos de socialista y populistas de Podemos, que tan triste resultado han tenido para muchos ciudadanos sobre todo en Madrid, las estamos cumpliendo los ciudadanos ejemplar y solidariamente.

Solidaridad ciudadana no con el “gobierno” como creen ellos, sino con los que luchan día a día en los hospitales (con escasos medios por desgracia) para salvar vidas, a riesgo de la suyas propias como ya hemos visto; y solidaridad con todos los servidores públicos -no son precisamente los políticos a los que me refiero- y privados que colaboran y ayudan a la sociedad luchando de todas las formas posibles contra esta epidemia y sus devastadores efectos, principalmente por los fallecidos y por las tragedias económicas, sociales, familiares y personales que estamos presenciando.

El confinamiento físico está ayudando a controlar la epidemia de coronavirus y salvando muchas vidas. Los resultados afortunadamente los estamos viendo día a día publicados y analizados científica y estadísticamente. Son esperanzadores. Sabemos que este estado debe estar llegando a su fin y vamos a comenzar a recuperar lentamente nuestra vida “normal”. Y esa es otra prueba que debe superar este “gobierno” sin metérnosla doblada y hasta el corvejón. Porque me temo que hasta al “desconfinamiento” van a intentar sacarle rédito político. Veremos a ver.

El “gobierno”, ante esta crisis, ha adoptado un patrón republicano bolivariano muy típico, con apariciones estelares en la tele bien como “comparecencias” semanales de “mi persona” o bien usando el Parlamento para soltar los discursos podridos del psicópata y sus secuaces. Discursos en los que son capaces de decir que lo blanco es negro y viceversa al mismo tiempo, sin que les afecte el fogonazo brutal de la indecencia que pregonan: “ellos” no han sido responsables, nunca han mentido, no han cometido ni un solo error, es más, han llegado a afirmar que los ciudadanos “estuvimos de acuerdo” con las medidas tomadas días antes la epidemia y en cierto modo somos los responsables…

Mi opinión es que estamos gobernados por un Psicópata embustero que solo le importa el poder y sus oropeles. Todas sus mentiras y contradicciones siguen fluyendo, sin darnos a los españoles una sola explicación ni disculpa de por qué nos mintió y sigue mintiendo. En su paranoica huida hacia el abismo de la destrucción de España se ha rodeado de lo peor de cada casa.

Psicópata  Psicópata   Psicópata ?

El vicepresidente Iglesias es un inmoral tanto en su vida pública como privada y a sus actos me remito. Insulta al Rey repetidamente y por lo tanto a un gran número de españoles monárquicos.


El traidor Torra y sus catalanas maneras de entender la política: “la pela es la pela”, y “España nos roba”, como muy saben los herederos ideológicos de Mosén Pujol y su maravillosa y ejemplar familia, que está dejando a la altura del betún a todo el pueblo catalán.

El teleñeco Sr. Rufián, que no he visto nunca un apellido que defina mejor a una persona, persiste en su chulesca actitud amenazante pues sabe que tiene atrapado a los “socios” por los mismos compañones.


El barriobajero Ábalos, que es un hortera y un chuleta de pacotilla, indigno como los anteriores de representar a España en Europa, y que tendrá que dar cuantas de sus tejemanejes en el aeropuerto con las maletas venezolanas.


El ministro de Sanidad, el pobre, es un filósofo catalán al que todo esto le viene muy grande y está desnortado y sin liderazgo alguno. Y es muy fácil ampararse detrás de un “comité de expertos” -muy opaco y nebuloso para los ciudadanos- pero que parece mas bien elegido por sus idearios políticos que por sus conocimientos científicos.

El CIS es ahora una herramienta al servicio insano del “gobierno”…

Lo que pretenden es confinar nuestras mentes en la cárcel del ideario “revolucionario” y “progresista”, es decir en la falta de libertar individual y con el absoluto control de los medios de comunicación para “reprogramarnos”. Así, las redes sociales y los medios afines se han convertido en el No-Do perpetuo de adoctrinamiento de masas.

El dinero público sirve para comprar voluntades y adeptos a la causa progresista: cadenas de televisión, tertulias diarias, emisoras, periódicos… Tienen un ejercito de paniaguados proclamando consignas marxistas-leninistas a los cuatro vientos, comisarios políticos a sueldo del estado que denunciarán a quien tenga la osadía de ser crítico con ellos y con sus intereses.

Por eso todos somos tachados de fascistas excepto quienes “ellos” digan. El “trifachito”, es decir todos los votantes de Vox, PP y Ciudadanos, fachas. Los que critican al PSOE, a Podemos y a los socios que sustentan al “gobierno”, fachas. Los que piensen distinto al ideario “zombi-progresista”, fachas. Los que discrepan de los periodistas, escritores, músicos, artistas y chupópteros del pesebre, fachas. Los que no ven las películas españolas, fachas. Los periodistas independientes, fachas. Los que en las redes sociales son críticos con el “gobierno”, fachas. Los que tienen una bandera de España y la muestran sin complejo y con orgullo, fachas. Los que son monárquicos, fachas…

Señores “fachas”, o acabamos con ellos en las urnas y restablecemos la libertad de pensamiento, o ellos acaban con nosotros… confinándonos eternamente en el comunismo.

PD: Este artículo se publico ayer en ABC de Sevilla, en Tribuna Abierta. 

Quiero agradecer de corazón y emocionado los cientos de mensajes y llamadas de felicitación que he recibido, muchas de personas desconocidas. Casi todos me felicitan por mi "valentía" y "claridad" y "decir las cosas por su nombre", etcétera.

También he recibido un mensaje de desaprobación llamandome "radical" y de "derechas"...

Ni soy un valiente ni radical. Soy libre. 

Y en este país que los "gobernantes" se atreven a mentirnos sin el más mínimo pudor día tras día, donde los políticos se insultan impunemente dando ejemplo de intolerancia y desvergüenza (por lo menos a mi y a muchos que piensan como yo), donde tenemos cuatro vicepresidencias inútiles en medio de esta crisis que está empobreciendo y arruinando a muchas familias, en este país donde no se han reducido ni el número de carteras ministeriales, ni el Senado, ni el sueldo de los parlamentarios en solidaridad con los que sufren penurias económicas... en este país, digo, no oigo ni una sola voz de los "socialistas" y "podemitas" clamando por alguna de estas medidas.

Yo no soy un valiente, ni mucho menos. Solo digo lo que pienso porque es lo que me dicta mi conciencia.

Yo no soy un radical, ni de "derechas" siquiera.

Ya he votado durante tantos años a casi todos los partidos demócratas de izquierda y derecha y así lo seguiré haciendo. Nunca a los extremistas "radicales".

Radicales son los que nos gobiernan con un único objetivo: mantenerse en el poder. Recordad como mintió Pedro Sanchez a todos los ciudadanos al respecto de los pactos con Podemos y con los independentistas. Ellos son los radicales.

Radicales son los de Podemos y sus votantes, jóvenes obnubilados por cuentos y patrañas, por palabras vacías y falsas de estos líderes "populistas" que prometían "justicia social" y ahora viven mejor que aquellos que decían que iban a "expulsar" de España. Golfos con balcones a la calle. Esos vendedores de quimeras son los verdaderos "radicales", los que defienden "democracias" como la venezolana, dónde se mueren de hambre en las calles y el dictador saca dinero del país a manos llenas.

Yo solo soy un pensador libre y honesto conmigo mismo. 

Sin nadie que me diga cómo tengo que pensar, afortunadamente. 

Libre.

Y así seguiré.

                         Sevilla 29 de abril de 2020.



Información Coronavirus (3)

Estoy recibiendo muchas preguntas por dudas sobre el riesgo de contagio después de haber pasado la infección por Covid-19 y como se produce la inmunidad.

Resumiendo:

Cuando una persona se contagia, el virus se multiplica exponencialmente en la mucosa de las vías respiratorias altas (aumenta la carga viral) y sigue aumentando durante 6-7 días, avanzado por todo el organismo sobre todo en los aparatos respiratorio y digestivo. A partir del día 7, el sistema inmunitario del huésped hace que el virus comience a menguar (disminuye la carga viral) hasta desaparecer en 10 -12 días.

La prueba PCR (Reacción en Cadena de Polimerasa) que se toma de secreciones mucosas de vías respiratorias y faringe, donde se reproducen los virus, es positiva a los pocos días del contagio y se negativiza cuando desaparecen (carga viral negativa). Sirve para confirmar contagios recientes activos y para saber cuando un positivo se ha convertido en negativo. No predice directamente si un paciente está inmunizado.

La prueba basada en la detección de anticuerpos que se forman en los infectados por Covid-19 es más compleja de interpretar. El organismo fabrica dos tipos de anticuerpos:
-       IgM. Estos anticuerpos (AC) se generan en la fase activa de la enfermedad para luchar contra el virus, de forma que a los o 7-10 días ya hay niveles en sangre suficientes para detectarlos. A medida que desaparece la carga viral, estos AC van disminuyendo progresivamente hasta desaparecer en varias semanas. Un nivel alto de estos AC significa una infección en curso o reciente.
-       IgG. Estos AC se comienzan a formar unos días después de los IgM, y aumentan lentamente en el suero de los pacientes contagiados, pero no desaparecen aunque disminuya la carga viral. Son los AC encargados de conferir la inmunidad y evitar la reinfección por el virus Covid.19. En teoría un nivel alto de estos AC IgG significa un buen nivel de inmunización. Se necesita tiempo y realizar pruebas a gran parte de la población para saber que tan eficaz es la inmunidad que confieren al individuo.

Desde el momento del contagio pueden suceder varios escenarios de evolución:
·      Pacientes asintomáticos o con síntomas leves (el 80% de los contagiados). Lo normal en los más jóvenes. No saben que son positivos, no sufren síntomas, pero pueden contagiar a muchas personas durante al menos 7-12 días. Después de 14 días dejan de ser contagiosos. Por eso se recomienda 14 días de aislamiento en los casos sospechosos por contacto directo con contagiados. Las pruebas de AC son muy útiles para detectar tanto a los pacientes negativos, como a positivos asintomáticos y curados/inmunizados.
·      Pacientes con síntomas de Covid-19 (15% aproximadamente de contagiados): gripe, quebrantamiento, cefalea, tos, fiebre, asfixia… Estos pacientes suelen consultar con el médico o con Sanidad, se les recomienda aislamiento y tratamiento en domicilio, a algunos se les realizan pruebas RCP y radiografías. Los síntomas suelen ir desapareciendo en el plazo de 14 días. Desde que no tengan síntomas deben guardar otros 14 días de confinamiento domiciliario, pues pueden seguir siendo contagiosos. Lo ideal es realizar a este grupo de pacientes test RCP o serológicos (AC) para confirmar que son positivos, negativos y/o inmunes.
·      Pacientes que desarrollan neumonía SRAS Cov-2 (5% de contagiados), con evolución tórpida y asfixia grave. Suelen ser pacientes mayores de 60 años y con frecuencia precisan ser hospitalizados con estancias largas. Esta neumonía es un cuadro complejo que puede agravarse independientemente de la carga viral, precisando ingreso en UCI y respiradores. Esta enfermedad se puede alargar en el tiempo, independientemente de la evolución de la carga viral y los resultados de las pruebas de AC.

Como vemos es de vital importancia realizar pruebas de detección serológicas al mayor número de personas, ya sean asintomáticas o sospechosas, en orden a estratificar los riesgos e impedir la progresión.

-       Los pacientes negativos son los susceptibles de contagiarse, y deben ser muy estrictos con las medidas de prevención anti-contagio: sobre todo usar mascarillas, guantes y guardar la distancia de seguridad social.
-       Los contagiados o con síntomas sospechosos a la espera de pruebas, deben guardar aislamiento domiciliario estricto, hasta que se confirme que ya no son contagiosos por PCR o serología AC.
-       Los positivos asintomáticos deben igualmente guardar aislamiento hasta que se confirme la PCR es negativa.

La importancia de hacer las pruebas de detección precoz a la mayoría de individuos queda fuera de toda duda. Cuanto antes se realice -durante cualquier epidemia- menos personas se verán expuestas y contagiadas, habrá menos carga hospitalaria y menor número de fallecidos.

La vida entre paréntesis

Aquí seguimos confinados cada uno en su casa, después de abrir este paréntesis en nuestra vida a causa del virus con forma de corona. Un virus que no podíamos imaginar que tanto daño podría hacer y que tantas vidas humanas se iba a cobrar en tan corto espacio de tiempo. Daño que se está cebando estadística y tristemente con nuestros mayores, llenándonos de pena y de dolor a todos, pero especialmente a los que tienen familiares afectados o fallecidos. Todos sufrimos y lloramos por la cifra diaria de muertos que esperemos que pronto se detenga.

Los médicos y sanitarios estamos viviendo en primera línea esta tragedia humana, social, económica y política. Así que me gustaría a expresar mi humilde opinión al respecto. Espero que les sea de utilidad.

El paréntesis que se abrió el pasado 14 de marzo, fue ordenado por la ciencia matemática. ¡Quien me iba a decir a mi que la Bioestadística de primero de Medicina tendría tanta relevancia en nuestra actividad profesional! ¿Verdad Quino? De momento la Estadística se ha revelado como el mejor tratamiento eficaz para salvar un gran número de vidas ante esta pandemia. Todos hemos comprendido y aceptado solidariamente y sin rechistar que el confinamiento domiciliario es necesario para parar la progresión exponencial del invisible enemigo que nos enferma, del virus SRSA Cov-2, que se ha convertido en pandemia universal en tres meses, y que nos ha obligado a abrir este paréntesis vital con todas sus consecuencias.

Se me parte el alma ver como en menos de un mes tenemos a muchos enfermos hospitalizados que sufren en silencio sin acompañantes. Muchas personas mayores aisladas en sus domicilios o residencias sin poder recibir visitas de sus familiares. Muchos pacientes enfermos en aislamiento domiciliario sin poder cuidar a sus hijos o a sus padres, y con el miedo metido en el cuerpo por temor a contagiarlos.

Y la gran mayoría de nosotros en confinamiento desde hace semanas. (Yo me considero un privilegiado por poder atender a enfermos. Acudo a mi consulta diaria y visito a mis pacientes en sus domicilios o en el hospital. También colaboro en ABC digital contestando preguntas de pacientes, por si ustedes gustan.)

Reclusión que está a poniendo a prueba a toda la sociedad afectando a los ciudadanos no solo en su salud, también en su economía debido al cierre temporal o definitivo de muchas empresas, comercios, industrias y a la pérdida continua de puestos de trabajo. Una tragedia humana y económica para muchas familias. Un país paralizado y enclaustrado. Una ruina para muchos empresarios y autónomos. Una amenaza constante a nuestra integridad como personas que seguramente a todos nos va a cambiar.

Porque aunque la mayoría tengamos en nuestro hogar televisión, radio, teléfonos, internet, la despensa llena y mucho papel higiénico, nos sentimos amenazados y angustiados por el presente y por el futuro.

Por eso ahora es el momento de reflexionar y poner encima de la mesa nuestro pasado, que es el reflejo de nuestra vida actual. El pasado es el rastro que hemos dejado en nuestra vida. El presente es instantáneo, es el pasado más inmediato. El futuro no nos sirve de experiencia, es un valor intangible, pero es la única posesión que tenemos: el tiempo que nos queda de vida es nuestro único patrimonio verdadero, debemos adminístralo coherentemente para no cometer los mismos errores.

En nuestra conciencia está la clave de nuestra verdad, de nuestro “yo” desprovisto de artificios triviales y superfluos. Ahora es el momento de la verdad, es decir, de la bondad, del amor, de la resiliencia, del esfuerzo común. Es hora de poner las cosas en claro, de baldear el suelo que queremos seguir pisando de inmundicias políticas, de limpiar nuestro entorno de banalidades innecesarias, de desintoxicarnos de idearios impostados e inútiles, de desterrar consignas trasnochadas y obsoletas, de apartarnos de los que nos mienten a diario detrás de máscaras y siglas corruptas, es hora de levantar la cara y mirarnos a los ojos con honestidad, de aplaudirnos por las ventanas unos a otros por el esfuerzo realizado, de sentirnos orgullosos como pueblo, como región y como nación.

Es el tiempo de recalibrar la escala de valores que hemos usado en el pasado y adaptarla a la realidad para cambiar nuestra sociedad poniendo a cada cual en su sitio, sobre todo a los sanitarios, al ejército, a las FFCCSE, a los empresarios solidarios, a tantos trabajadores que nos dan el mil por ciento con una sonrisa y que hacen que nuestro país sea cada día mejor, y a todos los que creen en el esfuerzo solidario y lo llevan a cabo sin alardear.

Creo que saldremos de este paréntesis vital siendo más sensatos, más coherentes, más justos, más solidarios, más humanos: mejores personas. Mientras, usemos el amor, el cariño, la hermandad, la solidaridad, la amistad, la fraternidad, y compartamos los besos y los abrazos (que nos daremos pronto) como herramientas de trabajo diario.

Trabajemos unidos para apartar de nuestras vidas los “virus” que contagian la mentira y a los mentirosos, el odio y a los odiosos, el rencor y a los rencorosos, al fatuo, al envidioso, al codicioso, al avaro, al necio, al rufián, al botarate, al traidor.

No nos dejemos contagiar por aquellos deshonestos que, con burdos engaños, falacias y trampas, quieren manipular nuestras vidas en su propio beneficio. No dejemos que se salgan con la suya ni que se cuelguen medallas por baratas que sean.

Tenemos la solución al alcance de la mano: actuar en conciencia, con libertad y sin miedo a los “virus” del odio y del rencor que quieren destruir nuestro patrimonio vital. Nuestro futuro.

Cuando cerremos este paréntesis, que espero que sea lo antes posible, hablaremos del gobierno.

Publicado en ABC de Sevilla el 02/04/2020


Información Coronavirus (2)

·       El primer caso confirmado en España aparece en la isla de La Gomera el 31 de enero. Suponemos que durante el mes de febrero se van extienden los casos por toda España, apareciendo distintos focos, unos más activos que otros, dependiendo de la densidad de población y de las medidas anti-contagio que se hayan realizado en esos focos de riesgo.

·       El riesgo de contagio de las personas no depende de las patologías previas que tengan, como antiguos neumotórax, neumonías pasadas y curadas, alergias, asma, arritmias y otras patologías cardiacas, diabetes, alteraciones del tiroides u otras enfermedades del metabolismo, reuma, artritis… No depende de los análisis que usted tenga ni depende tampoco del tratamiento que se esté realizando.

·       El riego de contagio tan solo depende del contacto directo y cercano con un contagiado, contacto realizado sin guardar ni respetar las normas anti-contagio: distancia de seguridad, mascarillas, guantes, equipos de protección, aislamiento, confinamiento…

·       Por eso los grupos que tienen más riesgo de contagio por estar más expuestos, son los sanitarios: médicos, enfermeros, auxiliares, celadores, personal hospitalario como limpiadoras, administrativas, personal de seguridad y todos los que realicen su trabajo en centros médico, ambulatorios, clínicas y hospitales. Igualmente los farmacéuticos, los militares y los miembros de FFCCSE (policías, Guardia Civil, etcétera), trabajadores sociales, voluntarios y todos aquellos que estén en contacto directo con infectados positivos, ya sean enfermos o portadores sanos.

·       No existe riesgo de contagio por los alimentos ni el agua del grifo, ni por salir a la terraza de su domicilio o asomarse a la ventana, ni por la ropa o por las suelas de los zapatos, ni por usar cremas de la cara…

·       Si debe salir a la compra, al banco, pasear al perro o a cualquier lugar que cumpla los requisitos autorizados por Sanidad, debe cumplir estrictamente las medidas anti-contagio: mantenga la distancia de seguridad dos metros, use guantes desechables en los mercados y farmacias sobre todo si paga con dinero efectivo. Evite tocarse la cara, boca y nariz con las manos. Al regresar a casa tire los guantes usados en una bolsa cerrada. Lávese las manos con agua y jabón al menos durante un minuto o use solución antiséptica. Si ha usado una mascarilla de papel como protección complementaria, debe desecharla después del uso.

·       Las personas que convivan habitualmente en el mismo domicilio, deben realizar vida normal si no se han producido contactos sospechosos.

·       Contactos sospechosos son: “convivientes, familiares y personas que hayan estado en el mismo lugar que un caso (mientras el caso presentaba síntomas) a una distancia menor de 2 metros durante un tiempo de al menos 15 minutos” (Ministerio de Sanidad)

·       Los casos sospechosos deben guardar estricto confinamiento domiciliario (cuarentena de 14 días aislados) hasta comprobar que no han tenido síntomas. A día de hoy no se están realizando test de coronavirus a estos casos asintomáticos. Si aparecen síntomas (gripe, fiebre, tos asfixia) entonces debe contactar con Sanidad.

·       Los casos confirmados con test positivos, y en seguimiento domiciliario, deben aislarse del resto de la familia 14 días y, si se puede, usar un cuarto de baño sin compartirlo. Se deben extremar las medidas de higiene y desinfección domiciliaria. Una vez pasado este aislamiento, debe realizar cuarentena otros 14 días sin salir del domicilio, que es el tiempo necesario para dejar de ser contagiosos.

·       Resumiendo:
-        Toda la población: en confinamiento domiciliario. Solo salidas puntuales autorizadas y con medidas anti-contagios.

-        Casos sospechosos: 14 días de confinamiento y observación, sin salir, con extremas medidas anti-contagio domiciliario.

-        Casos positivos confirmados en domicilio: Cuarentena de 14 dias de aislamiento o mientras tenga síntomas + otros 14 dias de confinamiento sin salir.

-        Casos curados confirmados: Confinamiento domiciliario y seguir las normas de Sanidad.